ATENCIÓN 365 DÍAS AL AÑO
620 111 974 (Huelva)
664 02 43 03 (Sevilla)
629 252 761 (Murcia)

ATENCIÓN 365 DÍAS AL AÑO
620 111 974 (Huelva)
664 02 43 03 (Sevilla)
629 252 761 (Murcia)

Volver

Los cultivos de regadío más productivos en España

Campo

La agricultura en España es uno de los principales motores económicos gracias a las excelencias del clima que hace posible una amplia variedad de cultivos. Estos se clasifican en cultivos de secano y cultivos de regadío. En este artículo nos centraremos en los cultivos de regadío más productivos en España.

La agricultura de regadío se recomienda para los cultivos que precisan grandes cantidades de agua para su explotación. Los cultivos de regadío suponen casi un 25% del total de la superficie cultivada, aproximadamente 4 millones de hectáreas en nuestro país.

Cultivos de regadío más productivos en España

La principal ventaja del cultivo de regadío frente al de secano es que permite controlar un factor clave: el riego. De este modo, se pueden alcanzar unos rendimientos muy buenos a final de campaña sin depender de las precipitaciones estacionales. 

Las principales zonas de riego en España

Las principales zonas de riego en España se encuentran en la parte media y sur de la península (Comunidad Valenciana, región de Murcia, Cataluña y Andalucía), donde el clima seco y cálido hace que el riego sea un factor imprescindible para poder ser competitivo en los mercados. 

Por contra, las comunidades con menos porcentaje de superficie en regadío son Asturias, seguida de Galicia, Cantabria y el País Vasco. 

Los principales cultivos de regadío en España son el olivo, la cebada, el trigo, la remolacha azucarera, el maíz, el arroz y los cultivos hortícolas. Estos datos son según superficie cultivada y no en demanda hídrica. Se desarrollan principalmente en la zona mediterránea.  

A pesar de que la vid y el olivo pueden darse tanto en secano como en regadío, en el segundo caso producirá mucho más. De hecho, en ocasiones puede resultar conveniente elevar la producción de alimentos a través de la transformación de una agricultura de secano en regadío.

En cualquier caso, es fundamental optimizar el aprovechamiento y el uso del agua para evitar incurrir en malas prácticas que afecten el ecosistema.

cultivos de regadios

El suministro de agua necesario para los diferentes cultivos se realiza a través de métodos artificiales de regadío. Los métodos de riego más utilizados son, por orden de importancia:

  1. Riego por inundación o surco, en el que se aprovecha el dibujo de la tierra para distribuir el agua entre los cultivos (se utiliza labranza y pendiente uniforme).
  2. Riego por aspersión, donde se imita la acción de la lluvia dispersando gotas de agua.
  3. Riego por goteo, que consiste en pasar el agua de riego por mangueras microperforadas donde el agua sale gota a gota. Se utiliza también como soporte en cultivos de regadío leñosos, como los frutales o la vid. Es el método más eficiente y con mayor ahorro hídrico. 

Así mismo, existen otras técnicas menos extendidas, como riego por drenaje, donde se canaliza el agua para un óptimo aprovechamiento; riego por infiltración o canales, que precisa obras de ingeniería; riego por superficie, que consiste en cubrir toda o casi toda la superficie cultivada; y riego por inundación o sumersión en bancales.

Principales beneficios de los cultivos de regadío

  • Ahorro de agua y de energía.
  • Resistencia a la tracción.
  • Reducción de problemas en riego.
  • Resistente al sol y productos químicos.
  • Seguridad alimentaria.
  • Las infraestructuras construidas y los equipos utilizados perduran por muchos años, lo que reduce los costes de mano de obra. Además, no es necesario emplear mucha mano de obra al estar muy mecanizados los procesos. 
  • Se puede desarrollar tanto para jardinería como cultivos en línea.

Requerimientos para el cultivo de regadío

  1. Un alto capital de inversión.
  2. El coste del mantenimiento de infraestructuras. 
  3. Un sistema avanzado de distribución del agua (balsas, pozos, tuberías, drenajes, canales, estaciones de bombeo, embalses, acueductos, desagües, etc.), que permita satisfacer las necesidades hídricas de diferentes cultivos.

Factores a tener en cuenta a la hora de optar por una agricultura de regadío

  • La topografía del terreno (existencia de caminos, acequias, longitud y anchura de la parcela, pendiente).
  • Las características del suelo, principalmente su capacidad de retener agua.
  • El cultivo y su necesidad de agua para desarrollarse.
  • El acceso a la suficiente cantidad de agua, a un precio accesible y razonable.
  • La calidad del agua.
  • Una posible erosión del suelo.

Por último, cabe destacar que para rentabilizar una explotación mediante regadío es conveniente tener una serie de conocimientos profundos sobre:

  • El cálculo de los costes de agua.
  • Los procedimientos para implementar un sistema de regadío operativo.
  • El conocimiento de las estructuras e instalaciones necesarias.

Ejemplos de los 4 cultivos de regadío más rentables 

1. El olivar

Uno de los ejemplos de cultivo de regadío más rentables es el olivar que predomina, sobre todo, en el noroeste y en el sur de España. Se ha convertido en uno de los cultivos más rentables gracias a la aplicación de modelos súper intensivos que han permitido que se intensifique su producción, especialmente la del olivar de seto gracias a la mecanización de las procesos (sistemas de riego, abonado, poda y recolección, que puede multiplicar por cuatro la capacidad de producción de la explotación) y la consiguiente reducción de los costes de producción. 

2. El almendro

El cultivo del almendro es uno de los más rentables debido a su alto precio en el mercado, aunque requiere una inversión inicial alta. Si nos centramos en la rentabilidad de la plantación es conveniente optar por:

  1. Sistemas semi intensivos, donde el coste medio ronda los 6.100 euros y la recuperación de la inversión tiene lugar a los siete años, con un margen bruto de euros por hectárea de hasta 3.700 euros.
  2. Sistemas súper intensivos, donde el coste es superior al doble, alrededor de 14.700 euros, aunque sólo se necesitan cinco años para recuperar la inversión. Además, el margen bruto de euros por hectárea es casi tres veces más que el semi intensivo, unos 8.700 euros.

Dicho esto, el cultivo de almendros en secano también ofrece buenos resultados económicos.

3. El pistacho

El cultivo de este fruto seco resulta muy rentable debido a su gran demanda internacional, principalmente en el mercado ecológico. Su excelente adaptación al clima de nuestro país y su creciente demanda, lo convierten en un cultivo que está de moda. No obstante, la recuperación de la inversión en pistacho a corto plazo no es imposible.

En plantaciones con pies injertados, las primeras producciones comenzarán a obtenerse pasados tres años. Mientras que en plantaciones con pies por injertar, el periodo de tiempo aumenta a siete años.

4. Frutos rojos y berries

Andalucía es la zona de España con mayor superficie de frutos rojos plantada. El 97% de la producción tiene su origen allí. Los arándanos, frambuesas y moras son cultivos que han experimentado una gran evolución en los últimos años.

En Altrac contamos con tractores especializados en todos y cada uno de estos cultivos para que nuestros clientes puedan obtener el mayor rendimiento en sus explotaciones agrícolas, como vehículos agrícolas para el cultivo del olivar.

Compartir: 

Artículos similares:

Altrac es un grupo distribuidor de maquinaria agrícola con una experiencia de más de 25 años en la península ibérica.
CONTACTA CON NOSOTROS