ATENCIÓN 365 DÍAS AL AÑO
620 111 974 (Huelva)
664 02 43 03 (Sevilla)
629 252 761 (Murcia)

ATENCIÓN 365 DÍAS AL AÑO
620 111 974 (Huelva)
664 024 303 (Sevilla)
629 252 761 (Murcia)

Volver

El futuro de los tractores: El tractor autónomo

Tractores

La revolución tecnológica ha llegado a las explotaciones agrícolas y el tractor del futuro, el denominado “tractor autónomo” ya está aquí. Fabricantes como John Deere, Massey Ferguson, Ford o New Holland cuentan actualmente en su catálogo con sistemas GPS que dirigen y guían automáticamente el tractor.

Pero esto es sólo la punta del iceberg de lo que se avecina. Porque gracias a, entre otros factores, la implantación de la inteligencia artificial, los vehículos agrícolas contarán en breve con prestaciones increíbles.

Aunque la potencia, la comodidad y la confiabilidad de la marca siguen siendo factores importantes, la implantación de diversas tecnologías en el diseño de tractores va a marcar la diferencia en cuanto a:

  • La eficiencia en su uso.
  • La autonomía del vehículo.
  • La mejora de la productividad.
  • El procesamiento de la información.
  • El ahorro de combustible.
  • El mantenimiento de la maquinaria.
  • El ahorro en mano de obra.
  • El control de emisiones.

Además, el empleo de drones, cámaras y sensores para el procesamiento y almacenamiento de macrodatos, combinado con las aplicaciones y los programas informáticos puestos al servicio del agricultor, están provocando un cambio lento pero progresivo en muchos de los paradigmas del modelo agrícola tradicional.

El tractor autónomo

tractor autónomo
Derechos de Propiedad e Imagen caseih.com

El desarrollo del tractor autónomo está íntimamente ligado a la implantación de la agricultura de precisión a partir de la década de 1980, con la que se busca principalmente mejorar la eficiencia de los procesos. Actualmente se emplea la tecnología GPS para guiar a los tractores por las explotaciones agrícolas a gran escala, lo que permite, además, un ahorro considerable de combustible.

Gracias a las tecnologías empleadas, un tractor autónomo puede operar durante las 24 horas del día sin necesidad de un operario en la cabina. La progresiva evolución de los tractores autónomos permite ya que muchas de las tareas a realizar, así como las funciones del vehículo pueden controlarse a distancia desde un ordenador, una tableta portátil o un teléfono móvil mediante una aplicación para mapear el terreno y planificar el recorrido del vehículo, las tareas a realizar o los aperos a incluir.

Los prototipos eléctricos mixtos son los que actualmente presentan una mayor autonomía, lo que permitirá prescindir completamente del trabajo directo humano para su conducción y manejo. En definitiva, un tractor autónomo emplea sensores, radares y GPS para realizar por sí mismo las tareas asignadas. De este modo, los agricultores podrán automatizar completamente sus operaciones y optimizar su producción, haciendo uso de un menor número de recursos en el campo para lograrlo.

La principal ventaja de un tractor autónomo es que, a diferencia de la mano de obra tradicional, no está sujeto a restricciones de horario. Resumiendo, el hombre necesita descansar, la máquina no.

Sin embargo, que un tractor sea autónomo no significa que sea completamente independiente. La figura del agricultor o del tractorista no va a desaparecer, sino que será transformada para realizar las labores de control (seguridad y supervisión), gestión o planificación de los cultivos.

La nueva generación de tractores va a permitir el desarrollo de una agricultura de precisión a pequeña y gran escala, en la que deberán perfeccionarse los sistemas de autoguiado y de autoaprendizaje, mediante la implantación de inteligencia artificial, para modificar el comportamiento de los vehículos agrícolas en función de las condiciones climatológicas o del terreno y en tiempo real.

Ventajas del tractor autónomo

Básicamente, los principales ventajas de un tractor autónomo son:

  1. El ahorro de tiempo.
  2. La mejora de la productividad y la eficiencia.
  3. La mejora de la sostenibilidad.
  4. El aumento de la seguridad en el campo. 
  5. Mitiga la escasez de mano de obra.

Pues bien, imaginemos ahora que estas ventajas las aplicamos a una flota completa de tractores que pueden ser controlados desde un único dispositivo y sin necesidad de un solo operario en cabina. Como si de ciencia ficción se tratase, estos vehículos podrían crear un verdadero “enjambres de máquinas”, que, empleadas a la vez, podrían realizar múltiples tareas: siembra, poda, arado, fumigación, transporte, etc. De este modo, se podría implantar un sistema de “producción en serie”.

Desventajas del tractor autónomo

En cuanto a las desventajas, existe una evidente: cuanta mayor sea la implantación de vehículos autónomos, menor será la necesidad de mano de obra, a excepción de la muy especializada.

Otro inconveniente es que estos modelos autónomos tienen un precio elevado, por lo que no están al alcance de muchos productores y agricultores. Unido a esto hay que tener en cuenta también que los tractores autónomos sólo se adaptan a determinadas explotaciones, pues en muchos casos están en fase experimental.

Por último, aunque deleguemos la toma de decisiones en las máquinas, esto no implica que estén exentas de sufrir errores. La supervisión humana, por tanto, será imprescindible en el funcionamiento de este tipo de vehículos. Por tanto, el agricultor deberá llevar a cabo un seguimiento activo del tractor autónomo para controlar, por ejemplo, el trazado de los trayectos preestablecidos, la velocidad, el consumo de combustible o las cámaras incorporadas.

Retos a los que se enfrenta el tractor autónomo

Apostando por la agricultura inteligente, el desarrollo del tractor autónomo del futuro dependerá de las soluciones que se empleen para superar algunos los siguientes requisitos:

  1. Disponer de tecnología basada en inteligencia artificial. A través de diferentes sensores, el vehículo decidirá qué tareas se han de realizar en cada momento. Los sensores cada vez serán más sofisticados y serán capaces de transmitir multitud de datos: desde la composición del suelo hasta la temperatura. Esto posibilitará, por tanto, el avance de la agricultura de precisión a un nivel superior. En una primera fase de desarrollo, estaríamos hablando de vehículos convencionales en los que se implementarían, a modo de prestaciones extras, algunas de las funcionalidades del tractor autónomo, con el objetivo de que las aplicaciones del vehículo sean más eficientes y flexibles.
  2. Prescindir del conductor. Los tractores sin conductor todavía se encuentran en una etapa inicial de desarrollo , pero a medio plazo podrían ofrecer beneficios potenciales: aumento del número de horas operativas, reducción de los costes de mano de obra, etc.
  3. Poseer un motor 100% eléctrico, mixto o propulsado por energías renovables o menos contaminantes, como el metano o el hidrógeno. La sustitución total de los motores de gasóleo no será posible a corto plazo, aunque se irán extendiendo los modelos “híbridos” o “mixtos” gasóleo-eléctrico a medio plazo hasta llegar a un 100% eléctrico para que puedan ser considerados Vehículos de Emisión Zero (ZEV).
  4. Empleo de nuevos materiales. Los polímeros denominados “plásticos de ingeniería” deben ir sustituyendo el uso de chapas, mientras que los vidrios serán reemplazados por policarbonatos que tienen un comportamiento mejor frente a los impactos, así como la absorción de los rayos UV.

Si quieres saber más sobre tractores autónomos o necesitas asesoramiento, no dudes en ponerte en contacto con el equipo de Altrac.

Compartir: 

APÚNTATE A NUESTRA NEWSLETTER

Estarás al día de todas nuestras novedades
Newsletter Altrac

Artículos similares:

Altrac es un grupo distribuidor de maquinaria agrícola con una experiencia de más de 25 años en la península ibérica.
CONTACTA CON NOSOTROS